Idea de negocio

La solución de problemas como proyectil al éxito de tu negocio

Una  de las trampas mentales para muchos emprendedores es que estamos en un mercado de productos, el éxito de tu negocio depende si tu producto es bueno o de calidad.

Entonces con la conjetura anterior deducimos que tu producto es lo más importante y la mayoría de emprendedores lo pensamos así. ¡ERROR! Creemos que es la idea más genial del mercado pero hay algo más importante que ello.

La solución de problemas.

Entonces podemos decir claramente que tú no vendes productos sino tú solucionas problemas.

En el mercado actual, depende exclusivamente de si tu producto resuelve problemas a las personas y un factor que siempre se da, es que si tu problema es más complicado, por ende será mayor el precio, ¿lo habías pensado desde esa perspectiva?

Esto para decirte en pocas palabras que tu producto en sí, no tiene ningún valor en el mercado, si no resuelve un problema existente y especifico a alguien.

Entonces la primera pregunta que tienes que hacerte es

¿Qué problema específico estoy resolviendo en el mercado?

Esa pregunta es clave si quieres emprender, y debes tener una respuesta inmediata y clara que debe responder un fuerte problema que debes resolver.

Si tu producto no está resolviendo ningún problema en el mercado entonces ya te darás cuenta de porque tu ventas están por los suelos.

Hay una frase muy conocida y deberías recordarla siempre

Todos los negocios que tienen éxito en el mercado lo logran porque resuelven problemas específicos y cuando la competencia llega, se ponen fuertes y se especializan.

Te ponemos un simple ejemplo: La lavadora, es una gran invención, antes la lavadora se lavaba a mano, robando tiempo y energía. Cuando salió al mercado resolvió un problema específico “lavar la ropa en menos tiempo y sin esfuerzo”

Como en toda gran invención que tiene éxito, la competencia se ha hecho fuerte en ese sector, las marcas se han especializado, “Lavador pequeñas, lavadoras silenciosas, lavadoras súper veloces “etc.

Otro ejemplo de un producto muy exitoso es el Auto, como sabes antes la gente montaba caballo o andaba a pie.

Cuando fue lanzado al mercado su objetivo era solucionar para que las personas se movilicen más rápido, sea más cómodo y tenga mayor autonomía y como en todo rubro competitivo, las marcas se han especializado en este caso: autos familiares, ahorrativos, pequeños, de lujo, Eléctricos. etc.

Así que para concluir tu no vendes productos, recuerda tu resuelves problemas y si tu problemas son difíciles de resolver mas altos serán tus precios y tus ingresos.

Así que si todavía no empiezas, no te aceleres, tranquilo enfócate en el problema que estás resolviendo,  no en el producto  y si ves que hay mucha competencia especialízate o soluciona otros problemas.

Deja un comentario

Su email no sera publicado.